domingo, 6 de abril de 2014

Sacarse ese peso de encima, no tiene precio...
más que un anhelado alivio.